Los juegos de Mastropiero
juegos-mastropiero.jpg
Información
Título Los juegos de
Mastropiero
Autor Núñez Cortés, Carlos
Editorial Emece
Fecha 1º edición 2007
Páginas 392
Tamaño 23 x 15 cm
ISBN 978-950-04-2911-5

Breve reseña

Carlos Núñez Cortés, integrante del grupo humorístico musical Les Luthiers y reconocido fanático de los juegos de ingenio, nos presenta en este delicioso libro un desfile de acrósticos, trabalenguas, contrapiés, palíndromos, retruécanos y otros divertimentos ludolingüisticos extraídos de los textos y canciones de los espectáculos del grupo. Como si fuera poco, incluye juegos y acertijos en cada caso y lo condimenta todo con entretenidas anécdotas y curiosidades de Les Luthiers.


Sumario

  1. Dobles sentidos
  2. Metátesis (contrapiés)
  3. Lipogramas
  4. Acrósticos
  5. Lapsus linguae
  6. Nombres y apellidos
  7. Perogrulladas
  8. Onomatopeyas
  9. Locuciones cristalizadas
  10. Retruécanos (viceversas)
  11. Centones
  12. Falsos derivados
  13. Oximorones (contrasentidos)
  14. Criptogramas
  15. Palíndromos (capicúas)
  16. Anacronismos
  17. Sopa de letras
  18. Dobles rimas
  19. Calambures
  20. Palabras promiscuas
  21. Homofonías
  22. Números y magnitudes
  23. Trabalenguas
  24. Aforismos
  25. Hipérboles
  26. Paronomasias
  27. Palabras-maleta (snarks)
  28. Regla de tres
  29. Textos podados
  30. Textos bilingües
  31. Laberintos
  32. Naipes
  33. Anagramas
  34. Ajedrez
  35. Homeoteleutones
  36. Anfibiologías
  37. Tautogramas
  38. Notas musicales
  39. Anadiplosis (ecos)
  40. Paráfrasis

Un párrafo de muestra

… Pero, a mi juicio, el más ingenioso retruécano de Les Luthiers -debido a la pluma de Marcos-, es cuando se presenta a la gitana Azucena en la obra "Vientos Gitanos". En la descripción de las tareas domésticas que debe realizar la muchacha, Marcos desarrolla una triple transposición, dice:

Relator: Cierta vez, Mastropiero tomó a su servicio a una gitana de nombre Azucena, para que no solo le lavara la ropa sino que después le leyera las manos y le tirara las cartas. Pero la tuvo que despedir porque azucena le tiraba la ropa, también le leia las cartas y después se lavaba las manos.


Links externos

Emece editores
Este libro en Amazon


Bookmark and Share


Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License